Claves para diseñar la carta de un restaurante

Quizá, en algún momento, se te haya pasado por la cabeza diseñar la carta de tu restaurante o pedirle el favor a tu sobrino o vecino. Pero más allá de la realidad, diseñar la carta de un restaurante no es tarea fácil.

Si quieres captar la atención de tu comensal, no solo por el estómago, sino también por la vista, preséntale un diseño de carta atractiva y original.

La carta del restaurante será la tarjeta de presentación de tu negocio, junto al diseño de tu local, el equipo humano, la calidad del servicio y de los productos que ofreces, entre otros factores.

A continuación te damos las claves para diseñar la carta de un restaurante:

Averigua a que tipo de cliente va dirigida tu carta.

  • El cliente indiferente: Es el tipo de cliente que come fuera de casa y su principal preocupación es pasar un buen rato con sus familiares o amigos.
  • El líder: Suele ser la voz cantante y tiende a ser el protagonista del grupo. Le gusta tener información sobre los productos de la carta para él decidir lo que se va a pedir.
  • El indeciso: Es un tipo de cliente muy frecuente. Tiene un comportamiento dubitativo y le cuesta mucho decidirse a la hora de pedir algún producto de la carta. Para ello, hay que guiarlo en su decisión mediante las recomendaciones, debiendo ser estas claras y sencillas.
  • El desconfiado: Es un cliente que suele mostrarse reticente a las recomendaciones y escéptico ante la calidad de los platos y de sus ingredientes. Por esta razón, será clave mostrar en la carta una explicación breve y concisa sobre el producto y mostrar leyendas sobre los ingredientes en caso de que puedan poseer algún alérgeno.
  • El inconformista: Es el tipo de cliente mas difícil de tratar. Este caso, se asemeja al anterior pero hay que añadirle un esfuerzo extra por parte del personal para ganarse su confianza poco a poco.
  • El extrovertido: En principio es un cliente positivo, que se suele dejar guiar por las recomendaciones y que es importante cuidarlo, ya que posiblemente puede convertirse en embajador del local.
  • El Foodie: Se trata de un nuevo tipo de cliente que en los últimos años se ha visto aumentada su presencia. Se caracteriza por tener inquietud por aprender y recibir información sobre los productos.

Reflexiona sobre los platos que vas a introducir en tu carta.

En restauración esto se conoce como ingeniería de menús. Consiste en analizar la rentabilidad y popularidad de los platos para así situarlos en un lugar estratégico de la carta y aumentar con ello las ventas del restaurante.

Hay varios tipos de platos:

Los platos estrella son aquellos de alta rentabilidad y popularidad. Deben ser resaltados y situados en una posición muy visible de la carta ya que son los platos más vendidos.

Los platos caballo de batalla son los que cuentan con una alta popularidad pero tienen una baja rentabilidad por lo que sería aconsejable crear versiones más rentables de estos platos, controlando las raciones, o buscando alternativas de materia prima más económica.

Los plato puzzle son aquellos que poseen una alta rentabilidad y baja popularidad. Para hacerlos más atractivos se le pueden incorporar una guarnición original, un nombre mas apetitoso, un precio mas estudiado o implicar al personal en su venta.

Los platos perro son aquellos que no son populares y además aportan poca rentabilidad. Ante este tipo de productos, la primera reacción lógica. Podríamos hacer una excepción en los siguientes casos:

  • Platos de fácil elaboración o almacenaje.
  • Si se trata de productos de prestigio, con un precio de venta elevado.
  • Si es un plato tradicional del establecimiento usado durante varias generaciones pero que en estos momentos pasa un bache.

En este sentido, es de suma importancia realizar una correcta elección de los platos que se van a introducir en la carta, ya que, el objetivo principal de la misma es atraer la atención del cliente a los platos deseados.

upselling

Precios: Utilizar técnicas de Neuromarketing.

En primer lugar, debemos de no colocar el símbolo del Euro junto al precio. Esto es importante para que así el cliente no se sienta abrumado al leer la carta.

Para los Menús, hay que jugar con el precio indicado. En muchos locales, empiezan por no indicar el símbolo de la moneda o por escribir el precio en un tamaño inferior a la descripción del plato.

Otra opción es usar precios múltiplos de cinco ya que estos ofrecen a nuestros sentidos mas tranquilidad.

¿No es más atractivo un precio de 9,95 que de 9,99?

El formato de la Carta.

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay cartas de una sola página, dípticos, trípticos, otras que parecen un cuadernillo, apaisadas, verticales, con más o menos platos, más o menos detalles…? Porque hay tantos tipos de clientes como cartas. Decide el formato de la tuya (número de paneles, tamaño, tipo de presentación de la información) en función de tu cliente.

En la portada es fundamental que aparezca el nombre del establecimiento bien destacado.

En cuanto al tamaño de la carta, este debe de ser cómodo tanto para que el cliente la pueda tener en las manos como para que no sea una molestia en la mesa.

Diseño de la Carta.

El diseño de la carta tiene que ir acorde con la decoración del restaurante o local, es decir, tiene que integrarse con los elementos físicos.

En cuanto a la redacción de la carta, esta tiene que cumplir tres premisas clave: ser sencilla, clara y fácilmente legible.

En lo referido a los platos, estos tienen que tener una descripción que no de lugar a confusiones o malas interpretaciones. Pero, sin aburrir al cliente.

¿Qué te parece más apetecible: una «Hamburguesa de Buey de 250 gr a la brasa con Patatas aliñadas con Ajo y Perejil acompañada de una capa de queso Cheddar y Canónigos»; o una «Hamburguesa de Buey Completa»?

Seguramente que la primera opción te sea más apetecible. Y, ante el mismo precio de una y otra, nos parecerá más cara la segunda, teniendo en cuenta lo simple que parece.

También, hay que mencionar que los apelativos como Casero o Tradicional, especialmente si hablamos de postres, es un factor de atracción importante. En el mismo sentido, indicar que el producto procede de una denominación de origen es importante ya que este supone que el producto es de una calidad superior. Como suele ser en el caso de los Vinos.

Pasando al nivel visual de la carta, en el caso de que usemos imágenes, estas tienen que ser de los platos estrella del negocio. Hay que ser muy cuidadosos para que las imágenes no contengan píxeles o recortes de fondo que puedan empeorar el diseño.

 

Transmitir tu Filosofía, el Concepto de tu Negocio.

La carta es un elemento más de tu Branding, ¡es fundamental, no lo olvides!

Hay que recalcar que el diseño de la carta tiene que ser atractivo. Añadir algo tan sencillo como una breve historia al comienzo de la carta, a modo de introducción, de la experiencia que va a vivir el cliente o una explicación de lo que el chef quiere transmitir con sus creaciones, pueden mejorarla.

Leyenda de Alérgenos.

Hoy día todas las cartas deben de incluir referencias sobre los alérgenos que puedan contener los platos, ya que en los últimos años, se ha visto incrementado el número de personas con alergias e intolerancias.

 

Mejora la experiencia de tu cliente informando sobre los alérgenos

Da visibilidad a tu menú en los Canales Digitales.

Está claro que vivimos en el mundo de las nuevas tecnologías, por lo que estar presentes en Internet es algo básico.

Es de vital importancia que la oferta gastronómica este colgada en los canales digitales que use el negocio, ya sea Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, TripAdvisor, etc.

En esta ocasión, hay que tener en cuenta que el material o contenido que se vaya a utilizar tiene que mantener los estándares de diseño que se hayan utilizado en el ambiente físico del local o de la carta.  Debemos de tratar de no caer en el uso excesivo de Photoshop.

Claves para diseñar la carta de un Restaurante

 

Como conclusión, analizando todas estas claves, podemos decir que la carta es un elemento de vital importancia en un negocio y que realizar su creación de manera clara, sencilla y concreta no es una tarea sencilla.

¡Esperamos que con esta guía seas capaz de confeccionar o mejorar la Carta de tu Restaurante!

¿Se te ocurre alguna otra clave para mejorar la carta de tu restaurante?