La orquesta de las conservas

conservas

¡Damas y caballeros, la función va a dar comienzo…!

Un silencio sepulcral se apodera de  toda sala. En el centro, una majestuosa figura, férrea e inquebrantable, se alza de espaldas al público.  De pronto se oyen uno, dos, tres, cuatro, puede que cinco golpes, madera contra acero, y la augusta figura alza ambos brazos  con gran vigor, pero manteniendo su elegancia innata ¡El espectáculo ha comenzado! Sean bienvenidos a la orquesta sinfónica del sabor y los olores: la orquesta culinaria.

En esta velada, los instrumentos e ingredientes danzan bajo la atenta mirada del chef, gran maestro de ceremonias, que con su innegable destreza y autoridad dirigirá una orquesta muy heterogénea: “L’orchestre des conserves”, o lo que es lo mismo, “La orquesta de las conservas”. Y que no os engañen el hecho de que se oculten tras una coraza de hojalata, pues su melodía sigue siendo sabrosa y embriagadora.

Las conservas enlatadas son un recurso imprescindible, de gran utilidad, en la hostelería. Nos permiten disponer de una gran número de productos en cualquier momento, sin necesidad de preocuparnos de su conservación y adquisición diaria.

conservas-lkh-bedoya-málaga-orquesta

Gracias a los numerosos avances que han tenido lugar en el campo de la conservación de los alimentos, especialmente en todo aquello que tiene que ver con la preservación de las propiedades organolépticas de los mismos, hoy día podemos disfrutar de productos que mantienen el mismo sabor y aroma que cuando fueron obtenidos de la naturaleza, con la ventaja de disponer de periodos de consumo muy prolongados.

Guarnición-zanahoria-remolacha-lkh bedoya-málagaPero volviendo con el espectáculo, las melodías más dulces son interpretadas por los instrumentos de cuerda: zanahorias y remolachas ralladas. Son extraordinarias solistas. La primera tiene una debilidad especial por las sopas y caldos, mientras que la segunda opta por platos más elaborados, formando parte del relleno de pasteles y croquetas. Sin embargo, el verdadero potencial de ambas reside en su habilidad para interpretar platos a dúos. Desde ensaladas a guarniciones, sus alegres colores pueden dar vida a cualquier receta, dejando un silencio prolongado cuando no están presentes en la mesa.

champiñones-laminados-lkh bedoya-málaga-conservasDentro de este grupo, también encontramos dos tenores de prestigio. Por supuesto, estamos hablando de los champiñones y los pimientos asados. Rara vez actúan en las mismas obras. El estilo elegante del primero le lleva a decantarse más como guarnición de carnes y pescados, mientras que el sabor fresco de los pimientos es más apreciado en ensaladas. Aunque nunca han descartado interpretar juntos en próximas funciones.

pasta-salsa-tomate-conservas-lkh bedoya-málagaA continuación, las notas más graves son cosa del tomate. Son los instrumentos más numerosos y variados. Están los triturados, los enteros y los fritos, y ninguno reproduce dos melodías igual. Especialistas en partituras italianas, forman parte de un sinfín de composiciones: pizzas, pastas, sofritos, etc. Por eso, nunca pueden faltar en cualquier orquesta que se precie.

Situadas junto al director de la orquesta, los maestros solistas: el atún y la caballa en aceite. Son intérpretes exquisitos, de gran talento y valor culinario. Desde sus humildes orígenes en bocadillos y sándwiches de desayunos, han ido creciendo como artistas hasta ser los protagonistas de elegantes canapés y refinadas ensaladas. Enfrentados por su deseo de ser el centro de atención del plato, nunca interpretan juntos. Pero no se les puede reprochar nada, pues su gran frescor y jugosidad justifican tal alardeo de egos.

maíz-grano-málaga-lkh bedoyaY por último, la percusión, a cargo del maíz en grano. Pero que no te engañe su rudo aspecto, son unos intérpretes refinados, con un interior tierno y dulce. No aman la fama ni se vanaglorian de su talento, por lo que a veces pasan desapercibidos. Sin embargo, su ausencia en una ensalada o en una patata asada es imperdonable. Una auténtica ofensa para los comensales.

Ahora de verdad, ¡que comience el espectáculo del sabor!